¿Qué tiene que ver el Uber, COCO y la Educación?
Three Ordinary Practices to Reach Extraordinary Results in Education
October 8, 2016

¿Qué tiene que ver el Uber, COCO y la Educación?

Por Mario Eduardo Vazquez, Emprendedor

A veces hay que apelar a síntesis irritantes que simbolizan ideas. Sigo pensando que el secreto actual de grandes irrupciones, negocios, origen de nuevas empresas y fortunas es lo que simplificando denominó COCO: la utilización de capacidades ociosas con costo cero.  El ejemplo actual más entendible e impactante en cuanto a su fulminante efecto es UBER.

Quizás podamos hablar del UBER de la Educación. Creo que estamos cerca de descubrir el camino después de visitar Colombia y vivir el proyecto de Learning One to One con su modelo pedagógico llamado Educación Relacional Fontan (FRE), y de nuestra acumulación de coincidencias, conocimientos y años de búsqueda.

Las más importantes, valiosas y trascendentes capacidades ociosas del mundo son hoy “los cerebros y los tiempos desperdiciados de  los niños  y de los maestros.” Costo cero, necesidad colectiva y ansiedad receptiva total para el cambio. Juntar necesidad, predisposición y urgencia son factores del éxito. La solución es ordenar, priorizar y financiar todos los patitos que tenemos en el corral. Como en el caso de las empresas, el efecto puede ser de altísimo y rápido impacto, utilizando costos hundidos y desperdiciados para transformar la educación. Casi nada…

No se me ocurre algo mayor, ya no hablo de lo económico sino del efecto social. Creo que la fórmula FRE unida a tecnología de punta como la de Competir, puede ayudar a generar el UBER de la educación. Learning One to One nos ha demostrado un gran camino de cómo transformar la escuela y su pedagogía. Ya no solo en el plano conceptual y teórico y si con demostraciones concretas y de altísimo impacto en varias escuelas, países y miles de estudiantes.

Sorprende, emociona y golpea al que pueda vivirlo y analizarlo. Colegios públicos o privados, con o sin tecnología, con muy bajos costos e inversiones. Simplemente poniendo en el centro del sistema al niño como es, cómo reacciona, sacando todo el potencial que tiene adentro. Una reingeniería total de la pedagogía y la educación del futuro. Transformando al educador en el gran facilitador y guía y el aula en un gran lugar de encuentro nuevo y motivante. Gran coincidencia con nuestras ideas, sueños y capacidades.

Si los países se van a medir en el futuro más por su capital intelectual acumulado y por el otro lado la denominada sociedad del conocimiento aumenta  rápida y exponencialmente la comunicación, herramientas y sus usos a costos cada vez más bajos, en mirada macro debemos enfatizar la oportunidad y la urgencia de ser partícipes de la transformación educativa.

A los niños, como dice Pablo Aristizabal, hoy se les tira información unidireccional a sus cerebros como a una bolsa vacía. Información que no sirve, aburre y es de muy poca utilidad en el mundo que se nos viene encima. Ocupa la parte más oscura y pequeña del cerebro y no enciende las innumerables luces que tienen los niños en su interior. Lo visto y comentado en Colombia no solo “recrea” el conocimiento si no que ilumina el máximo tesoro del niño lleva adentro que es la alegría, sus sonrisas y  sus grandes capacidades creativas. Convierte al cerebro y al corazón en un solo, mágico y vital órgano.

Recuerdo  por un minuto al doctor Abel Albino, que enfatiza que un embarazo y un primer año de vida sin alimentos y estímulos adecuados generan un niño y un cerebro irrecuperables de por vida. ¿No está pasando lo mismo con la educación? ¿No estamos en un mismo nivel de criminalidad y violando el mayor derecho constitucional de los individuos decididos a vivir en sociedad? Hagamos el UBER de la educación.

La vida es sueño y los sueños, sueños son, como dice  el poeta. Esta vez creo que uno puede soñar y que los sueños son realizables. Seamos partícipes o solo tiremos una semilla, en cualquier caso  puede ser un gran logro. Parafraseando a Clinton: “son los niños, estúpido…”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *